SWIFT gpi y SEPA Instant Payment: ¿cuáles son los beneficios para las empresas?

Los procesos de pago están experimentando en la actualidad una importante evolución y están surgiendo nuevas herramientas, como SWIFT gpi y SEPA Instant Payment. Estas dos innovaciones satisfacen las necesidades de rapidez, transparencia y trazabilidad de los pagos manifestadas por las empresas. Veamos qué pueden aportar estas novedades.
 

Tres expertos en la materia nos aclaran este tema: Christian Gnanou de Société Générale, Sébastien de Gasquet de SWIFT y Thierry Cohen de Exalog (software de pagos y de tesorería) presentan los retos a los que se enfrentan SEPA Instant Payment y SWIFT gpi.

 

Christina Gnanou

Christian Gnanou

Sébastien De Gasquet

Sébastien De Gasquet

Thierry Cohen

 

Nota: se publicó el artículo en octubre de 2018 cuando una transacción de SEPA Instant Payment se limitaba a 15.000€. Desde el 1er de julio de 2020, el límite se eleva a 100.000€.

 

SEPA Instant Payment, una iniciativa europea

 

SEPA Instant Payment es un pago en euros realizado y abonado en menos de 10 segundos, dentro de la zona SEPA (34 países miembros). Los fondos son reutilizables inmediatamente después de recibir la confirmación del pago.

Implementado con los más altos estándares de seguridad, SEPA Instant Payment es irrevocable. Este sistema lo iniciaron en 2015 las autoridades de pago europeas, que recomiendan un límite por transacción de 15.000€, pero que dejan la posibilidad a las partes interesadas de cambiar este límite o, incluso, de eliminarlo*.

 

El concepto de pago instantáneo no es nada nuevo. En la actualidad, existen en el mundo al menos 40 sistemas nacionales de pago en tiempo real, de los que 10 son europeos. «La instantaneidad se convierte en el motor de nuestra forma de actuar. Todos los actores quieren que sus asuntos cotidianos se realicen rápidamente y de manera más sencilla, y esto también se aplica a los pagos», declara sobre esta cuestión Christian Gnanou, director de Ofertas de Pago en Société Générale.

El éxito de los sistemas nacionales de pago instantáneo más avanzados (Suecia, Dinamarca y Reino Unido) confirma el potencial de una oferta europea, inicialmente, en los mercados P2P y, a continuación, en los B2B y C2B.

 

«SEPA Instant Payment completa la gama existente de métodos de pago y podría ser una alternativa al efectivo, al cheque y, potencialmente en algunos casos, a la tarjeta de crédito», sostiene Thierry Cohen, director comercial de Exalog.

 

 

En comparación con este último método, tiene la ventaja de no depender de los numerosos intermediarios que participan en la cadena de valor, como los gigantes de las tarjetas de crédito Visa o Mastercard. En el caso del cheque, un medio de pago antiguo, menos seguro y costoso, las ventajas de una solución sustitutoria son evidentes.

 

Los bancos no están obligados a ofrecer el servicio SEPA Instant Payment a sus clientes, pero muchos ya lo están haciendo o se han comprometido a hacerlo. En Francia, este es el caso del grupo BPCE, cuya oferta está disponible en el país desde julio de 2018, seguido inmediatamente después por el Crédit Mutuel Arkéa y, posteriormente, por BNP Paribas y Société Générale, que prevén un lanzamiento en noviembre de 2018.

 

Esto mismo ocurre con los proveedores de servicios de pago (PSP) en sentido amplio. Actualmente, el 25% de los PSP europeos se han adherido al Instant Payment, y esta tasa podría alcanzar el 100% al final del primer semestre de 2019. «Instant Payment es un proyecto que debe integrar a la mayoría de los PSP para que la experiencia del cliente sea simple y ágil», precisa Thierry Cohen (Exalog).

 

 

«La calidad y la simplicidad de la experiencia del cliente serán, en efecto, un elemento esencial en la adopción de Instant Payment», agrega Christian Gnanou (Société Générale), «para que los usos evolucionen, es necesario que la experiencia del cliente esté a la altura de las expectativas del mercado, y esto dependerá, en gran medida, de la cantidad de proveedores de pago que se adhieran al proyecto. Al efectuar una transferencia instantánea, si el banco del beneficiario no puede procesar el servicio Instant Payment, el cliente será redirigido a una transferencia SEPA clásica, lo que, ciertamente, no es deseable en términos de experiencia de usuario».

 

 

La zona SEPA parece haber encontrado en Instant Payment la solución ideal para agilizar y facilitar los pagos entre sus países miembros. Pero, ¿qué hay más allá de sus fronteras?

 

 

* Hoy en día, existen dos servicios de mensajería para pagos instantáneos: TIPS (del Banco Central Europeo) y RT1 (creado por EBA Clearing). Por ahora, solo RT1, el servicio más utilizado, aplica el límite de 15.000€ por transacción. 

 

 

 

SWIFT gpi, una oferta todoterreno

 

SWIFT gpi, de global payment innovation, es un servicio ofrecido por SWIFT para efectuar pagos internacionales más rápidamente y disponer de una visión en tiempo real de su estado, desde el envío hasta la recepción de los fondos. Permite realizar un seguimiento preciso del pago, saber cuándo se ha abonado al beneficiario y, sobre todo, conocer en detalle las comisiones que han cobrado los bancos intermediarios.

 

Para Sébastien de Gasquet, Senior Account Manager de SWIFT, las nociones de velocidad, trazabilidad y transparencia están en el foco del pensamiento de la comunidad bancaria:

 

«El cliente tiene limitaciones de tiempo y reclama información sobre los pagos que efectúa. Con SWIFT gpi, nos aseguramos de que los pagos lleguen más rápido, de que sean rastreables y de que el cliente tenga claro qué comisiones se han aplicado y por quién. La información transmitida acompaña al pago de extremo a extremo».

 

 

Lanzado en enero de 2017, el servicio SWIFT gpi se encuentra todavía en fase piloto, con el objetivo de conseguir que se adhieran el mayor número de bancos. En este momento, 250 entidades bancarias de 200 países de todo el mundo se han comprometido a implementar el servicio SWIFT gpi. Esto representaría más del 80% de los flujos SWIFT transfronterizos. De estos bancos, 72 ya están operativos y, entre ellos, 4 en Francia.

 

¿Cómo funciona esta solución? El pagador envía al banco el fichero en cualquier formato (XML, MT101 e, incluso, CFONB). Después de su recepción, el banco, siempre que esté adherido al servicio gpi, agrega un rastreador a este pago, llamado UETR (Unique End-to-end Transaction Reference). Es este rastreador el que permitirá seguir el recorrido del pago a través de los diferentes bancos y recuperar la información.

 

De momento, los bancos son los únicos que tienen acceso a la información relacionada con los pagos transmitida por el rastreador gpi. Pueden consultarla mediante una interfaz SWIFT específica y transmitir estos datos a los clientes que lo soliciten.

En estos momentos, 14 bancos comunican esta información a sus clientes a través de sus portales webs. Cuando se complete el proyecto, el software de gestión podrá integrar esta información de seguimiento y ofrecer a las empresas un acceso directo a estos datos. Sébastien de Gasquet confirma: «Ya estamos trabajando con las empresas involucradas en el proyecto piloto, así como con los editores de ERP y de TMS, para permitirles recibir e integrar directamente la información relativa a los pagos gpi».

 

Hoy en día, el 50% de los pagos SWIFT gpi se abonan en 30 minutos y el 100% en menos de 24 horas, en comparación con el periodo de 3 a 5 días de un pago internacional estándar.

 

El despliegue de SWIFT gpi superará una nueva etapa en noviembre de 2018. Todos los bancos conectados a la red, independientemente de que se hayan adherido o no al servicio gpi, deberán transmitir el rastreador de seguimiento UETR. También se contemplan otros avances, como un servicio de «stop and recall» que permitirá suspender un pago inmediatamente en caso de fraude o de error. Para Sébastien de Gasquet, «el objetivo es que gpi se convierta en un estándar y que, al final, cada banco conectado a SWIFT transporte y dé acceso a la información sobre los pagos gpi, confirme la recepción de los fondos y comunique sus comisiones».

 

 

 

¿Serán las empresas las grandes beneficiadas?

 

SWIFT gpi e Instant Payment ofrecen ventajas reales para las empresas.

 

En primer lugar, hemos visto que SEPA Instant Payment puede servir como sustituto del pago mediante tarjeta de crédito o cheque. Para las empresas que trabajan en BtoC, es una oportunidad para mejorar sus cobros: reducción de los tiempos de procesamiento en el caso de los cheques; seguridad del pago; eliminación de las comisiones de intermediarios en el caso de las tarjetas de crédito; etc.

 

Además, Instant Payment permite el envío y la recepción de transferencias inmediatas «24/7/365», en lugar de las 24 a 48 horas de tiempo normal. El efecto positivo en la gestión de tesorería de las empresas es fácil de imaginar, en especial, con la eliminación de los «cut off», la gestión de flujos en tiempo real o, incluso, la gestión de la tesorería día a día. Pueden disminuir los retrasos en los pagos, así como el riesgo de impagos, y los envíos que se realizan después de su cobro se acelerarán.

Finalmente, como sistema paneuropeo, también se puede prever que Instant Payment simplificará y, por lo tanto, incrementará los intercambios entre los países de la zona SEPA.

  

Sin embargo, el límite de 15.000€ por transacción de Instant Payment podría representar un freno para las empresas, pero lo más probable es que esto cambie rápidamente, ya que algunos países de la zona ya están considerando desbloquear esta cantidad. Para el editor Exalog, Instant Payment B2B todavía está en fase de desarrollo, pero su interés está demostrado, como explica Thierry Cohen, su director comercial:

 

«Es un medio de pago para las empresas que no hay que perder de vista porque experimentará un fuerte ascenso. Cuando los límites máximos de Instant Payment se modifiquen, las empresas lo utilizarán mucho más. De momento, está adaptado sobre todo al B2C, pero eso va a cambiar».

 

 

Actualmente, la oferta incipiente de Instant Payment de los proveedores de pago se está estructurando. Tan pronto como el mercado esté un poco más maduro, las empresas podrán aprovechar todas sus ventajas, usándolo para el pago de salarios, a proveedores, etc.

 

En cuanto a SWIFT gpi, las ventajas del pago rápido que se han presentado anteriormente siguen siendo válidas, incluida la optimización de la gestión de la tesorería. Las empresas también se beneficiarán de una visión en tiempo real del estado de sus transacciones. De esta manera, los tesoreros sabrán con exactitud cuándo reciben sus pagos los proveedores, y ya no se podrá poner la excusa del retraso en el cobro para posponer el envío de mercancías, lo que mejorará los plazos de entrega.

 

Recordemos también que este sistema da visibilidad a las comisiones aplicadas por cada banco intermediario. Gracias a esta información, una empresa que desee optimizar sus tarifas podrá solicitar a su banco que deje de trabajar con cualquier otro socio bancario que se considere demasiado «codicioso». Esta transparencia también se aplica a los tiempos de procesamiento, que ahora serán conocidos por todos y en cada etapa del pago, lo que incentivará a las partes involucradas a reducir el tiempo de retención de los fondos.

Finalmente, gracias a SWIFT gpi y a la información transmitida por el rastreador, los tesoreros ya no tendrán que ponerse en contacto con su banco para averiguar dónde están sus pagos. Esto representará un ahorro de tiempo y una reducción de costes de seguimiento y de investigación, tanto para las empresas como para los socios bancarios.

 

Sin embargo, las empresas tendrán que esperar un poco más para disfrutar de todas las ventajas de SWIFT gpi, ya que por ahora la información sobre los pagos solo está disponible en los portales de algunos bancos, y la emisión de flujos gpi de extremo a extremo con la integración de la información del rastreador en los ERP y TMS aún se encuentra en una fase piloto. Finalmente, SWIFT debe convencer a más bancos para que se adhieran al proyecto, sobre todo en Sudamérica, África y el sudeste asiático, donde la cobertura es aún embrionaria. «Los países llamados “exóticos” complican la vida de los tesoreros que realizan pagos transfronterizos. ¡En estos países, el interés del gpi se multiplica!», explica Thierry Cohen de Exalog.

 

 

En definitiva, los dos servicios, SWIFT gpi e Instant Payment, ofrecen ventajas innegables y significativas para los pagos en Europa y en el ámbito internacional. Veremos en los próximos meses el lugar en el que sitúa el mercado a estas dos innovaciones. Estaremos atentos…